SACO TERMICO ESTRELLAS ROSAS SAQUITO DE LA SALUD

SACO TERMICO ESTRELLAS ROSAS SAQUITO DE LA SALUD

Categoría:
SACOS TÉRMICOS SEMILLAS
EAN:
8436569100035
Materia
Sacos térmicos de semillas
18,90 €
IVA incluido
En stock
Añadir a la cesta Consigue 0,57 Puntos

Saco térmico de semillas de mijo para calentar en el microondas o enfriar en el congelador. Las semillas de mijo se adaptan perfectamente a tu cuerpo gracias a su diseño ergonómico.

Tiene un agradable olor a Lavanda.

Se emplea para aliviar diferentes tipos de dolor mediante su uso a través del calor seco o frío.

Este saco térmico pesa 1,1kg y tiene unas dimensiones de 50 x 15 x 2 cm

Su campo de actuación es muy amplio. Desde los dolores menstruales hasta artrosis y contracturas musculares, dolores cervicales, lumbalgias, cólicos del lactante, etc. También se puede usar para las migrañas o dolores de cabeza en su modo frío. Ofrece una temperatura ideal para refrescar sin ser demasiado intenso.

Tiene 3 compartimentos que permiten usarlo sobre cualquier parte de tu cuerpo sin que se desplacen las semillas. De lo contrario, al usarlo, por ejemplo, sobre el cuello para un dolor cervical al estar sentado, las semillas se desplazan hacia la parte inferior causando que no entren en contacto con la piel en la zona dolorida.

Saco Térmico de Semillas VS Manta Eléctrica
Pero, ¿por qué utilizar un saco térmico de semillas en lugar de una manta eléctrica?

Uno de los factores clave que lo diferencian de la manta eléctrica es que el calor dura el tiempo adecuado para que produzca un verdadero efecto de relajación de la zona afectada.

La manta eléctrica en cambio al puede llegar a provocar el efecto inverso al quedarnos dormidos con ella durante toda la noche.

Definitivamente, podemos afirmar que la mayoría de las personas que lo han probado prefieren el saco térmico de semillas antes que la manta eléctrica.

¿Cómo usarlo en calor?
Si necesitas usarlo en modo calor debes introducir tu saquito en el microondas junto con un vaso de agua a medio lleno durante un minuto como máximo. Una vez se haya calentado es el momento de colocarlo sobre la zona dolorida y relajarte mientras el saco actúa sobre el foco del dolor.

¿Cómo usarlo en frío?
Introdúcelo durante unas horas previamente en el congelador de manera extendida para que la temperatura del saquito sea lo suficientemente baja. Una vez conseguida la temperatura óptima colócalo sobre la zona inflamada para reducir la inflamación.