Lo de tener un detalle con tu profe cuando termina el curso, ya es una tradición mundial.

Hay que pensar que nos dedican muchísimas horas de su día (¡y de su vida!) y eso hay que agradecérselo.

Así que, por esos fines de semana que se pasan corrigiendo exámenes, intentando ajustar la nota y redondeándola (para arriba), por esos minutitos que se quedan contestando a nuestras preguntas a la hora del patio o incluso después de clase, vamos a demostrarles nuestro cariño infinito. 

Sabemos que no es fácil, pero aquí estamos para ayudarte a encontrar el regalo ideal que le emocione.

 

Novedades

Kiwisac